LA YMCA DE BOGOTÁ  CREE EN EL POTENCIAL DE LAS MUJERES

Por eso se desarrollan procesos de empoderamiento y oportunidades para que ellas se conviertan en agentes de transformación personal y social superando situaciones de violencia, exclusión y discriminación en el acceso a oportunidades y derechos.

Sus principios fundamentales la equidad y la justicia, acorde a esto desarrolla procesos  de fortalecimiento y liderazgo con más de 500 mujeres que habitan en territorios con altos niveles de pobreza, que son o fueron  víctimas de los diferentes tipos de violencias, víctimas del conflicto armado, mujeres jóvenes en riesgo o vinculadas a algún tipo de  acciones delictivas, consumo de drogas y madres jóvenes que no cuentan con una expectativa de vida y que sus derechos se encuentran vulnerados. Estas son algunas de las situaciones a las que se ven expuestas las mujeres por la discriminación, desvalorización y desigualdad en el acceso a oportunidades y derechos, debido a los roles que social y culturalmente han sido asignados.

Teniendo en cuenta la diversidad de las mujeres, sus necesidades e intereses la YMCA, desarrolla procesos formativos experienciales en crecimiento personal, habilidades para la vida, procesos artísticos y deportivos, los cuales se convierten en medios para potenciar capacidades y realizar procesos de formación en incidencia política y liderazgo en los que se brindan herramientas técnicas y legales para su participación en espacios de representación y multiplicación en la comunidad. Estos procesos se acompañan con el desarrollo de estrategias de generación de ingresos a través de la vinculación laboral, la formación en diferentes oficios y el apoyo a emprendimientos. Logrando que las mujeres tengan no solo una autonomía económica sino también el establecimiento de un sentido de vida y metas a corto, mediano y largo plazo.

De estas mujeres líderes y empoderadas por el cambio se encuentra Edith Bustos de 17 años habitante de la localidad de Ciudad Bolívar y quien a su corta edad se enfrentó al mundo de las drogas, la calle y pasó por diferentes internados, sin embargo ahora “ gracias a la YMCA y la orientación, el apoyo y sobre todo la confianza que me dieron  soy una mujer perseverante, valiente y líder en mi comunidad, pues a través de la música y las letras de mis canciones llevo mensajes de paz y poder a las mujeres de mi comunidad, especialmente a las niñas de mi escuela de canto, para que no se olviden de todo el potencial que tienen por dentro y que pese a las dificultades tengan claro que si es posible el cambio”.

Share this:

Me gusta:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: