Estrategia prevención de consumo de sustancias psicoactivas

La estrategia de prevención, respondió a un proceso riguroso basado en la evidencia, en el que se buscó aumentar el uso de estrategias para dar respuesta a situaciones estresantes y problemáticas, con el fin de disminuir el nivel de riesgo ante el consumo de Sustancias Psicoactivas, optimizando habilidades, cualidades y destrezas de los participantes y sus familias. Se trabajó con 125 jóvenes, y además sus familias. 

Desarrollo
A partir del diagnóstico y construcción de línea base, se estructuro un plan de intervención enfocado en los adolescentes, jóvenes y familias participantes. Buscando fortalecer los factores protectores y reducir los de riesgo. 

La metodología tuvo énfasis en los espacios no convencionales como: el circuito deportivo, campamento de restauración de reconciliación familia, carrera de observación y módulo de habilidades. A nivel Individual, se abordaron dos grandes líneas, la primera fortaleció el proceso de toma de decisiones, consolidando la capacidad de decidir con un criterio propio, considerando las consecuencias de sus acciones y orientándolas a su bienestar y el segundo, se enfocó en el reconocimiento de autoesquemas, desde el asumir errores, aceptar la existencia de prácticas que los dañan y reconocimiento de habilidades que se pueden orientar a la solución y manejo adecuado de las diferentes situaciones estresantes de la vida. 

A nivel familiar, también se abordaron dos líneas, la primera fortaleciendo el eje de educación emocional, desde la capacidad de reconocer y expresar emociones de forma adecuada; la segunda línea, consolidó los procesos de crianza y socialización, organizando las relaciones dentro del sistema familiar, el establecimiento de pautas asertivas de interrelación, fortaleciendo la familia como red de apoyo. 

Todo el proceso incremento la percepción de los participantes frente al sentido de vida y la toma de decisiones, reduciendo la posibilidad de iniciar o aumentar el consumo de sustancias psicoactivas. 

Además, la estrategia, permitió incluir herramientas diagnósticas y metodológicas al proceso de intervención individual y familiar que se adelanta en los programas que lidera la YMCA, lo cual ha logrado un afianzamiento del proceso, por medio del fortalecimiento de habilidades de los profesionales, la vez de desarrollar un aprendizaje mutuo entre las familias, el contexto y la sanción legal que cumplen los adolescentes y jóvenes participantes.